EN ESTE BLOG HAY COSAS QUE ME PARECE PIOLA COMPRATIR

Mi foto
La vida es un fenómeno disidente.

sábado, 6 de diciembre de 2008

La encontré a Tamara una vez, estábamos en un parque.
La vi (caminaba sola), sonreía.
Me acerqué para seguir sus pasos en connivencia con su espalda y su cuello
entre sus rulos había miles de disquisiciones jocosas.
Cuando frenó a la vera de una esquina me puse a su lado
el semáforo hacía tic-tac y en sus ojos una centena de fuelles bombeaban.

Y justo cuando todos retomaban la marcha
estalló en sus virilurrios una carcajada inmensa.
Se retortijó terriblemente allí mismo pero sin perder el alborozo de risa
y calló como un feto en el suelo.

Y mientras yo no atinaba a tocarla para preguntarle si todo estaba en orden
ella se fue calmando hasta casi dormirse sobre la vereda
con una sonrisa en los labios.

Gonzalo Cunqueiro

1 comentario:

Murdock dijo...

Muy inesperada la caída del feto en el suelo. No se de donde habrá salido eso. La tipa se queda lo más campante ahí. Está muy bueno.