EN ESTE BLOG HAY COSAS QUE ME PARECE PIOLA COMPRATIR

Mi foto
La vida es un fenómeno disidente.

lunes, 31 de diciembre de 2012


Miraba la luna y pensé algo extraño. Pensé que podía ocurrir en ese mismo momento algo extraordinario, algo así como que surcara el cielo ante mis ojos una pequeña hada de luz que se detuviera y luego se esfumara. Y entonces, imaginaba, yo quedaría ahí asombrado. ¿Pero cuán asombrado? ¿Conmovido? Ciertamente sería algo absolutamente fuera de lo normal, pues hadas de luz no existen sino en cuentos, de manera que esa experiencia debería conmover los fundamentos de mi mundo. ¿Pero realmente lo haría? Acaso el mundo se convertiría en un lugar todavía más extraño. Pero que el mundo es extraño, eso ya lo sé desde hace tiempo.

Seguí adelante. Pensé, ¿qué cosa entonces debería pasar aquí y ahora para que mi mundo se viese subvertido, desencajado, cambiado para siempre? Descarté la aparición de todo tipo de seres, objetos, sonidos. Sentí que todo lo que pudiera presentarse a mi percepción me parecería como estando todavía “de este lado”. ¿Qué cosa vendría realmente de un espacio distinto, y me transportaría?

La pregunta misma es una trampa. Pues lo verdaderamente transformador es la experiencia de que no hay nada que esperar, todo ya está aquí. Dicho de otro modo, lo que hay aquí es todo lo que ahora hay. Incluido el deseo de ver más allá.

domingo, 27 de mayo de 2012

El cuerpo de las mujeres

Vi este video y, dentro mío, donde había una certidumbre que pasaba más o menos desapercibida apareció una interrogante.
Es evidente que desde los medios de comunicación se presiona sobre las mujeres para que adopten modelos de belleza alienantes. Pero, ¿qué posición adoptar como hombre? Lo moralmente correcto es desear que las mujeres sean auténticas, cada una fiel a su singularidad. Sin embargo, ¿qué hacer con el deseo de verlas a todas delgadas, con senos firmes y grandes, piernas largas y una cola parada y generosa? ¡Ese deseo existe! No queda otra que reconocerlo. Y si una fuerza mueve a las mujeres a idealizar esos rasgos, quizá los hombres salgamos ganando con todo esto.


En este video se muestra cómo las imágenes de la televisión dan forma a los ideales de belleza femenina que aplastan la autenticidad de las mujeres. Y aquí va el interrogante, una pregunta para los hombres: ¿cuán auténtico es, por nuestra prate, aquel deseo por la imagen de mujer que transmite la televisión?


Lo que a muchos hombres nos atrae, nos atrae: cuerpos, culos y tetas como los que salen en la tele, y para qué negarlo. Pero, ¿de dónde viene esa atracción? ¿Habrá para cada hombre rasgos desconocidos de la mujer que, si acallara la estridencia del bombardeo mediático, lo atraerían a ella de modo más personal y verdadero?


sábado, 2 de abril de 2011

Hoy me pasó algo fuera de lo común, encontré por la calle una cuchara. En todos mis años de vida nunca había encontrado eso, una cuchara tirada en la calle. Así que mientras esperaba ahí en la esquina a que cortara el semáforo miraba la cuchara y saboreaba el momento. Y de pronto me imaginé mirándome desde lejos, o atrapado por la lente de un fotógrafo que desde un balcón sacaba una foto, y la foto se llamaba “hombre mirando una cuchara”.

domingo, 20 de marzo de 2011

Cuando tengas que elegir entre dos cosas, simplemente tirá una moneda.
Funciona no porque resuelva el problema por vos, sino porque en ese breve momento en el que la moneda está en el aire, súbitamente sabés lo que deseás que suceda.

lunes, 1 de noviembre de 2010

La vida es como una muchacha sexy que te cruzás por la calle. Si le sonreís ella te sonríe. Si la perseguís ella juega. Y si la alcanzás sólo existirá el presente.

lunes, 5 de julio de 2010

Marcel Proust solía decir que "El único verdadero viaje de descubrimiento consiste, no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos".

Pero, ¿dónde encontrar esos nuevos ojos?... Esa búsqueda precisa ya de un viaje. El viaje comienza, no luego, sino antes de poder mirar con nuevos ojos. El viaje está antes que todo porque todo lo que ocurre se produce a la vera del camino. Esperar a que algo ocurra para entonces comenzar el viaje es como esperar que el producto exista antes que el proceso en el que se produce. Entre el sujeto y el movimiento no hay más que un pequeño y terrible vacío. Cuando se lo abraza ya se está del otro lado. ¡Pero qué difícil animarse!

La ansiedad pretende que un salto nos coloque inmediatamente en el destino. ¿Cómo acceder entonces a soltar amarras en el presente para investigar lo que nos acompaña en este instante? Para eso hay que comprender que el destino llegará de todos modos, y acaso nos encuentre mejor cuanto más hayamos sabido recoger en el viaje. Múltiples y profusos encuentros que ocurren como por azar lo comprobarán.

domingo, 4 de julio de 2010

Dice el inconciente colectivo que es imprescindible atemorizar a los otros, pues si encontrásemos a algún otro sin temores, el temor propio se mostraría absurdo. Dice que tenemos que convencer a los otros de que temer es un gesto de la razón, pues si alguien no piensa de ese modo puede animarse a desafiar los temores y entonces dejar al descubierto la cobardía de todos. Por eso estamos tan inconcientemente movidos a atemorizar a los otros... Tal vez los alentemos con las palabras más sentidas, pero por todos lados se nos escapa el... ¡Tené cuidado!

¿Es cierto esto?

viernes, 18 de junio de 2010

Mirá- dice una nube a otra- esos humanos, ahí reunidos, tienen forma de conejo.

lunes, 12 de abril de 2010

Me maté de risa con este texto de Cortázar. Apareció en el volúmen de escritos inéditos "Papeles inesperados", editado en 2009.

Lucas, las cartas que recibe

Rufino Bustos
Escribano público

De mi distinguida consideración
Tengo a honor comunicarle que habiéndose vencido el plazo para el pago del alquiler del departamento ocupado por usted, y no obstante los siete avisos sucesivos que han quedado sin respuesta de su parte, cúmpleme la obligación de intimar el abono del susodicho alquiler más la multa del 5% fijada por la ley, siendo el último plazo el día jueves 16 de marzo de 1977. En caso de no comparecencia o comunicación epistolar, seráme preciso apelar al procedimiento de desalojo judicial, con las costas a su cago.
Quedo de usted muy atentamente

Rufino Bustos

P.D. Anoche me creció otro dedo en cada pié.

viernes, 9 de abril de 2010

Desamparo y coraje

Lo primero que hice esta mañana fue tomar la computadora y fijarme si tenía algún mail en mi bandeja de entrada, algún mail de una admiradora secreta. Pero mi bandeja estaba vacía. Me quedé remoloneando sin éxito en la cama hasta que tomé de nuevo la notebook y busqué en youtube la canción ‘Adiós Nonino’ de Astor Piazzola. Encontré una versión del propio Piazzola con una orquesta alemana que me pareció sublime. Busqué en wikipedia algo de información sobre el nonino de la canción y me enteré de que se trataba del padre de Astor, fallecido cuando éste tenía 39 años y estaba de gira por Centroamérica. Concluida la gira Astor Piazzola volvió a Nueva York en donde vivía circunstancialmente con su familia. De ese momento su hijo Daniel Piazzola (que por entonces era un pequeño) relata lo siguiente:

Papá nos pidió que lo dejáramos solo durante unas horas. Nos metimos en la cocina. Primero hubo un silencio absoluto. Al rato, oímos que tocaba el bandoneón. Era una melodía muy triste, terriblemente triste. Estaba componiendo Adiós Nonino.

Leyendo esto se me saltaron las lágrimas. Lo imagino a Piazzola allí sentado, con el bandoneón en la falda. Los ojos cerrados, el gesto contraído, haciendo un esfuerzo sobrehumano para luchar contra lo oscuro. Y entonces, tenuemente al principio, comienza a destilarse una melodía. Y es nada más y nada menos que ‘Adiós Nonino’, una despedida para un padre que se va para siempre.

Me quedé reflexionando entonces sobre el coraje. Y qué diferencia hay entre el coraje de un soldado espartano antes de la batalla y el coraje de un Astor Piazzola, a las puertas de un encuentro que también se da como un combate. El encuentro con el desencuentro. El encuentro con un espacio vacío, el encuentro con una extensión del propio ser totalmente desamparada. En las manos el bandoneón, que cual arma blanca comienza a herir la superficie de lo indistinto para que emerja allí algo de luz. El mayor coraje, pienso, es el que demuestra quien se enfrenta a ese desamparo por el que todos estamos atravesados. Quien se enfrenta a ese desamparo profundo sin rumear entre los desechos para encontrar una desmentida, aprestando todo su cuerpo para hacer surgir de ese vacío algo nuevo y desconocido, desconocido en el sentido de aquello cuyas bondades no están probadas.

Miré mi bandeja de entrada vacía. Pensé en mi propio y no tan terrible desamparo (hay veces que es terrible). Hice votos de coraje y me levanté de la cama. Quedé en revisar cuáles son mis armas.



jueves, 1 de abril de 2010

Falta amor

Acabo de ver un pequeño episodio que tuvo lugar en un programa mañanero de la tele. El periodista Gastón Recondo preguntaba a vecinos de la Villa 31 de Buenos Aires por qué reclaman del Estado que les de viviendas, siendo que cualquier vecino debe trabajar para obtenerlas. Cuando apagué la tele me quedé pensando en ese interrogante. ¿Qué justifica que a algunos se les dé lo que a otros les ha costado trabajo conseguir? Algo parece válido y errado en esa pregunta al mismo tiempo. Luego de pensar un rato llego a las siguientes ideas.

En el sistema en el que vivimos, lo relativo a la propiedad privada es de la mayor importancia. Que los derechos respecto de ella estén equilibrados entre todos los ciudadanos es un imperativo inviolable. Ese equilibrio, sin embargo, no existe, pues no todos tienen las mismas oportunidades de acceder a la propiedad. Aquellos que han sido víctimas de la desigualdad social parecen investidos entonces del derecho a reclamar un resarcimiento. Pero no creo que sea esto lo que está en el centro del asunto. Me sabe mal que todo deba pensarse en definitiva en los términos de una gran contabilidad de derechos y obligaciones, materiales o morales. Creo que en el centro del asunto hay un interrogante acerca de la compasión.

Pienso que es obvio que podemos compadecernos de alguien que sufre una desgracia injustificada ante la ley. Por ejemplo, nos dolerá como propia la desgracia de quien ha trabajado duro para conseguir algo, y luego es engañado vilmente y robado. ¿Pero podemos compadecernos de alguien que ha caído en desgracia aún en el juego mismo de las leyes? Dicho de otro modo, ¿podemos compadecernos de alguien simplemente por su situación desgraciada, es decir, abstrayéndonos de la contabilidad de los méritos y los castigos? ¿Debemos ayudar a alguien desgraciado sin preguntarnos en qué medida lo merece, posponiendo el interrogante sobre cómo haría para devolver la gracia? Si la respuesta es afirmativa, la pregunta de Recondo no tendrá mayor sentido. Si es negativa, tendrá por el contrario la mayor importancia. Es un asunto que nos hace vacilar en la brecha que hay entre el amor y el rigor.

Y yo creo que como dice Maná... ¡Falta amor!



miércoles, 31 de marzo de 2010

Extrañeza

El sentimiento de extrañeza consiste en percibir las cosas como si fueran de algún modo ajenas al sujeto y al mismo tiempo le concernieran de alguna forma no revelada. Como si la constelación de percepciones que configuran el presente y el bagaje de recuerdos que constituyen su historia estuvieran separadas por un abismo más o menos insalvable. En ese abismo está el sujeto, alternativamente mirando hacia atrás y hacia adelante, sin saber cuál lugar es el suyo.
El sentimiento de extrañeza no necesariamente es incómodo. O mejor dicho, supone la incomodidad de quien se encuentra en trance sin haber llegado todavía a destino. Pero en el centro de la extrañeza el sujeto puede encontrarse perfectamente cómodo. El sujeto extrañado es un viajero que ignora casi todo de la estación hacia donde el tren lo lleva, y sin embargo se siente atravesado por la certidumbre de que el viaje es completamente necesario, incluso bueno. Puede observar a las personas y a las cosas como quien mira una película y, empero, tal vez se desenvuelva con soltura; si la ocasión lo amerita, quizá con gran habilidad. Puede parecer sumamente alerta y conectado con el mundo. Pero lo cierto es que para él el concierto del mundo es como una coreografía de autómatas o como un baile de hojas que mueve el viento. En algún lugar poco preciso de su cuerpo está la certeza de que la verdad se halla en otro lado, como si toda la vida del universo hubiese sido drenada hacia una pequeña cajita y ahora sólo quedaran cáscaras. Escondida en algún lugar late la cajita y desde allí emite su llamado. Quizá sólo él puede escucharlo.

sábado, 13 de marzo de 2010

Alejandra Pizarnik

La última inocencia

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!

domingo, 7 de marzo de 2010

Palau

Existe este lugar realmente?... Me siento Truman.


Ver mapa más grande

"And in case I don't see you, good afternoon, good evening and good night!"

martes, 26 de enero de 2010

Es asombroso el esfuerzo que puede hacer el cerebro para encontrar sentido.

C13R70 D14 D3 V3R4N0 3574B4 3N L4 PL4Y4 0853RV4ND0 D05 CH1C45 8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4, 357484N 7R484J4ND0 MUCH0 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0 D3 4R3N4 C0N 70RR35, P454D1Z05, 0CUL705 Y PU3N735. CU4ND0 357484N 4C484ND0 V1N0 UN4 0L4 9U3 D357RUY0 70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0 4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4. P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R,P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LLO. C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 L1364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Qué bizarro!

Fíjense qué extraña edición de dos videoclips. La técnica se llama "mashup". En este caso de "Smell like teen spirit" (Nirvana) y "Never gonna give you up" (Rick Astley)


jueves, 19 de noviembre de 2009

Gary, la mascota de BOB ESPONJA!
Gran personaje de una serie posmoderna y bizarra.


Go GARY!

domingo, 15 de noviembre de 2009

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Tristes guerras



Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.


Miguel Hernández

jueves, 2 de abril de 2009

No te salves - Mario Benedetti

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino

y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

Mario Benedetti - Poemas de otros (1973-1974)

viernes, 27 de febrero de 2009

Explicación falsa de mis cuentos

He aquí un texto de Felisberto Hernández (Montevideo, 1902 - 1964) en el que intenta dar explicación al proceso creativo de su obra. Leo esto y pienso que este camino que aquí el autor señala para la escritura de cuentos debe andarse igual para la escritura de la propia historia.

"Explicación falsa de mis cuentos"

Obligado o traicionado por mí mismo a decir cómo hago mis cuentos, recurriré a explicaciones exteriores a ellos. No son completamente naturales, en el sentido de no intervenir la conciencia. Eso me sería antipático. No son dominados por una teoría de conciencia. Esto me sería extremadamente antipático. Preferiría decir que esa intervención es misteriosa. Mis cuentos no tienen estructuras lógicas. A pesar de la vigilancia constante y rigurosa de la conciencia, ésta también me es desconocida. En un momento dado pienso que en un rincón de mí nacerá una planta. La empiezo a acechar creyendo que en ese rincón se ha producido algo raro, pero que podría tener porvenir artístico. Sería feliz si esta idea no fracasara del todo. Sin embargo, debo esperar un tiempo ignorado; no sé cómo hacer germinar la planta, ni cómo favorecer, ni cuidar su crecimiento; sólo presiento o deseo que tenga hojas de poesías; o algo que se transforme en poesía si la miran ciertos ojos. Debo cuidar que no ocupe mucho espacio, que no pretenda ser bella o intensa, sino que sea la planta que ella misma esté destinada a ser, y ayudarla a que lo sea. Al mismo tiempo ella crecerá de acuerdo a un contemplador al que no hará mucho caso si él quiere sugerirle demasiadas intenciones o grandezas. Si es una planta dueña de sí misma tendrá una poesía natural, desconocida por ella misma. Ella debe ser como una persona que vivirá no sabe cuánto, con necesidades propias, con un orgullo discreto, un poco torpe y que parezca improvisado. Ella misma no conocerá sus leyes, aunque profundamente las tenga y la conciencia no las alcance. No sabrá el grado y la manera en que la conciencia intervendrá, pero en última instancia impondrá su voluntad. Y enseñará a la conciencia a ser desinteresada.

Lo más seguro de todo es que yo no sé cómo hago mis cuentos, porque cada uno de ellos tiene su vida extraña y propia. Pero también sé que viven peleando con la conciencia para evitar los extranjeros que ella les recomienda.

sábado, 3 de enero de 2009

Par mil - Divididos




Que hay de esa imagen en mi cielo
no creo ser tan importante
camino mi propia luz
y me siento un haz de luz
Claridad de propio ser.

Luz, luz, luz del alma
soy un hombre que espera el alba.

Que hay de esa imágen en mi infierno
si ya fui roto a tomar aire
caminastes por mis brazas
me soñé en la oscuridad
me estrellé contra mi.
Luz, luz, luz del alma
soy un hombre que espera el alba.

No confunda che pastor
no me interesa tu cielo
toda el agua va hacia el mar.

Luz, luz, luz del alma
soy un hombre que espera el alba.
Luz, luz, luz del alba
soy un hombre que espera el alma.


sábado, 6 de diciembre de 2008

La encontré a Tamara una vez, estábamos en un parque.
La vi (caminaba sola), sonreía.
Me acerqué para seguir sus pasos en connivencia con su espalda y su cuello
entre sus rulos había miles de disquisiciones jocosas.
Cuando frenó a la vera de una esquina me puse a su lado
el semáforo hacía tic-tac y en sus ojos una centena de fuelles bombeaban.

Y justo cuando todos retomaban la marcha
estalló en sus virilurrios una carcajada inmensa.
Se retortijó terriblemente allí mismo pero sin perder el alborozo de risa
y calló como un feto en el suelo.

Y mientras yo no atinaba a tocarla para preguntarle si todo estaba en orden
ella se fue calmando hasta casi dormirse sobre la vereda
con una sonrisa en los labios.

Gonzalo Cunqueiro

lunes, 1 de diciembre de 2008

Sobre el azar

Como buen psicólogo argentino, la obra del psicoanalista francés Jacques Lacan (1901-1981) no me es indiferente. En el intento de estudiar su Seminario número 11, me topé con la referencia a los conceptos aristotélicos de tyche y automaton, que pueden traducirse por azar y espontaneidad respectivamente. Para tratar de entender mejor esos conceptos fui al texto de Aristóteles ('Física'), pero lo cierto es que luego de leerlo me encontré más perdido que antes. Se me ocurrió entonces buscar en la web alguna página que pudiese ayudarme. En esa búsqueda encontré un artículo que no hablaba para nada de Aristóteles o Lacan, pero sí del azar, la teoría del caos, y su relación con la filosofía del matemático y lógico estadounidense Charles Peirce (1839-1914). Puesto sobre la pista del caos, recordé un librito que tenía en mi biblioteca, Las leyes del caos, escrito por uno de los padres del estudio de los procesos irreversibles, Ilya Prigogine (1917-2003), químico de origen ruso, premio Nobel en 1977. En este librito que no es para nada técnico, pues está escrito para que lo entendamos los legos, creí encontrar expresada de alguna manera la idea de que el caos es en el universo más numeroso que el orden. Quizá pueda leerse en este pasaje:

"Popper tiene una hermosa expresión, habla de relojes y nubes. La física clásica se interesaba ante todo por los relojes, la física actual más bien por las nubes (...) Podemos admirar la sencillez del movimiento planetario, la precisión asociada a los relojes, pero también podemos reconocer su carácter particular, casi único"

Acaso podamos hablar entonces de leyes precisas sólo de manera acotada, en un universo con pocos relojes y mayormente repleto de nubes. Esto me sugirió una imagen que quisiera comentar.

Se sabe que los griegos antiguos renegaban de los números irracionales, tanto que la Escuela Pitagórica decidió ocultar su existencia cuando fueron descubiertos, y peor aún, el pobre infeliz que traicionó el secreto fue expulsado de la secta y ejecutado. Los números adorados por los pitagóricos eran los naturales (1,2,3,4...), más los negativos (...-4,-3,-2,-1), más las fracciones (es decir, todos los cocientes de las divisiones entre aquellos números), conjunto al que se llama de "números racionales". Los números irracionales, aquellos que cuentan con una parte decimal de infinitas cifras no periódicas (como por ejemplo el número π 3,14159265..., que continúa hasta el infinito sin repetir sus cifras periódicamente) y que no pueden expresarse como cociente de ninguna división, arruinaban para los seguidores de Pitágoras la doctrina del número como ente perfecto que gobernaba el universo. Los griegos no iniciados en este secreto y que, por lo tanto, sólo conocían la existencia de los números racionales, creían entonces que éstos alcanzaban para cubrir todos los puntos de una recta. En otras palabras, pensaban
que si representáramos cada número racional con un punto y pusiéramos cada punto uno al lado del otro, se obtendría una recta continua, sin agujeros. Entre el 0 y el 1 una infinidad de fracciones, entre el 1 y el 2 otra infinidad de fracciones, y así, hacia un lado y hacia otro de la recta.
He aquí la recta de los números racionales tal como la concebían los griegos antiguos, que desconocían la existencia de los números irracionales.

Para ellos la recta estaba completa. Pero si consideramos la existencia de los números irracionales, entonces sabemos que esa recta de números racionales no es continua, algunos puntos faltan. Por ejemplo, en el lugar en el que debiera estar π no habrá nada más que un agujero.
Pero eso no es todo, puesto que la moderna teoría de conjuntos del matemático de origen ruso-alemán George Cantor (1845-1918) indica que el conjunto de los números irracionales es mayor que el de los números racionales. Cantor hizo complejísimos estudios sobre el infinito, resultando de su teoría la idea de que existen infinitos más grandes que otros. Si bien tanto el conjunto de números racionales como el conjunto de números irracionales tienen infinitos elementos, el segundo tiene infinitamente más elementos que el primero. Existen más números irracionales que racionales, ¡de modo que la recta de los griegos antiguos tiene más agujeros que puntos!
Resumiendo, allí donde los griegos antiguos creían ver una recta perfectamente continua de racionalidad, había en verdad casi un completo vacío irracional.

Volviendo al problema del caos, el azar, el orden, y la ley en el universo, adviértase que miramos hacia el mundo como si estuviera repleto de ley y necesidad. Invito al lector a que mire a su alrededor e intente detectar agujeros en donde falte la ley y todo suceda de manera caótica. Muy por el contrario, seguramente encontrará que las cosas están en su lugar: las sillas están donde deben estar; no se derriten, no se vuelan, no se desintegran. Las paredes, por su parte, son también totalmente previsibles. Obsérvese el monitor, cuyas leyes de funcionamiento quizá no conozcamos en absoluto. Esto no obsta para que sintamos firmemente que todo en él está en orden. El sentimiento de que nada queda por fuera del gobierno de alguna ley es casi continuo. Casi ninguna porción del mundo aparece como ajena, o por fuera del comercio con el resto de las cosas. Y sin embargo, quizá adolecemos de la misma ilusión que los griegos antiguos respecto de los números irracionales. Quizá el espectáculo del mundo que se nos aparece como continuo, lleno, sin saltos, sin ninguna de sus partes rota, sea en realidad una minúscula miríada de puntos sobre una infinidad de caos. Un leve desfasaje en la pulsación sobre la que percibimos el mundo nos enfrentaría sin velos con el azar, con un océano de acontecimientos sin ley.
Al decir de Lacan, podemos confiar sin embargo que mientras la ley del deseo marche sin problemas, el agujero quedará mayormente velado.

Trazumos

Las vertientes las órbitas han perdido la tierra los
                espejos los brazos los muertos las amarras
el olvido su máscara de tapir no vidente
el gusto el gusto el cauce sus engendros el humo
                 cada dedo
las fluctuantes paredes donde amanece el vino las
                raíces la frente todo canto rodado
su corola los muslos los tejidos los vasos el deseo
              los zumos que fermenta la espera
las campanas las costas los trasueños los huéspedes
sus panales lo núbil las praderas las crines la lluvia
                  las pupilas
su fanal el destino
pero la luna intacta es un lago de senos que se
                bañan tomados de la mano

Oliverio Girondo
"En la másmedula"

viernes, 14 de noviembre de 2008

I carry your heart with me


i carry your heart with me (i carry it in
my heart) i am never without it (anywhere
i go you go, my dear; and whatever is done
by only me is your doing, my darling)
i fear
no fate (for you are my fate, my sweet) i want
no world (for beautiful you are my world, my true)
and it's you are whatever a moon has always meant
and whatever a sun will always sing is you

here is the deepest secret nobody knows
(here is the root of the root and the bud of the bud
and the sky of the sky of a tree called life; which grows
higher than soul can hope or mind can hide)
and this is the wonder that's keeping the stars apart

i carry your heart (i carry it in my heart)

E. E. Cummings

lunes, 25 de agosto de 2008

Ismael Serrano - Tierna y dulce historia de amor

sábado, 5 de julio de 2008


Múltiples cosas deben hacerse para remediar estados no óptimos.
Por ejemplo relamer las alabamas que se quedan pegadas en los juncos
a la vera de los parques.

Lo mejor nunca será martillar caminos huecos bajo techos de llovizna
ni orillar arroyos los días nublados.
Hay que relamer el pasto cual vaca, saborénadose de aromas los ojos
y restregándose colores en las caderas.
Pero si de todas formas asoma una lágrima
¡Ojo!

puede ser el corolario de un río.

Gonzalo Cunqueiro

jueves, 3 de julio de 2008

Debaixo dos caracois dos seus cabelos

Canción que Roberto Carlos le dedicó a su amigo Caetano Veloso, cuando éste se encontraba exhiliado en Londres. Escucharla hace bien al al alma!



Um dia a areia branca
Seus pés irão tocar
E vai molhar seus cabelos
A água azul do mar

Janelas e portas vão se abrir
Pra ver você chegar
E ao se sentir em casa
Sorrindo vai chorar

Debaixo dos caracóis dos seus cabelos
Uma história pra contar
De um mundo tão distante
Debaixo dos caracóis dos seus cabelos
Um soluço e a vontade
De ficar mais um instante

As luzes e o colorido
Que você vê agora
Nas ruas por onde anda
Na casa onde mora

Você olha tudo e nada
Lhe faz ficar contente
Você só deseja agora
Voltar pra sua gente

Debaixo dos caracóis dos seus cabelos
Uma história pra contar
De um mundo tão distante
Debaixo dos caracóis dos seus cabelos
Um soluço e a vontade
De ficar mais um instante

Você anda pela tarde
E o seu olhar tristonho
Deixa sangrar no peito
Uma saudade, um sonho

Um dia vou ver você
Chegando num sorriso
Pisando a areia branca
Que é seu paraíso





Un día la arena blanca
Sus pies irán a tocar
Y va a mojar sus cabellos
El agua azul del mar

Ventanas y puertas se van a abrir
Para verte a vos llegar
Y al sentirte en casa
sonriendo vas a llorar

Bajo los caracoles de sus cabellos
Una historia para contar
De un mundo tan distante
Bajo los caracoles de sus cabellos
Una solución y las ganas
De quedarse un instante más

Las luces y el colorido
Que vos ves ahora
En las calles por donde andas
En la casa donde vives

Vos mirás todo y nada
De eso te va a poner contento
Vos sólo deseás ahora
Volver para tu gente

Bajo los caracoles de sus cabellos
Una historia para contar
De un mundo tan distante
Bajo los caracoles de sus cabellos
Una solución y las ganas
De quedarse un instante más

Vos caminás por la tarde
Y tu mirada de tristeza
Deja sangrar del pecho
Una nostalgia, un sueño

Un día voy a verte
Llegando en una sonrisa
Pisando en la arena blanca
Que es tu paraíso

domingo, 29 de junio de 2008

La vida es una moneda

Apretar PLAY para escuchar "La vida es una moneda", interpretada por Baglietto y Fito Páez. ¡Hermosa canción!

domingo, 1 de junio de 2008

Capítulo 1 (Espantapájaros)


No se me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exhibición de zanahorias; ¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!

Ésta fue -y no otra- la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa.

¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?

¡María Luisa era una verdadera pluma!

Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...

¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. “¡María Luisa! ¡María Luisa!”... y a los pocos segundos ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.

Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.

¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera..., aunque nos haga ver, de vez en cuando las estrellas! ¡Qué voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes, la de pasarse las noches de un solo vuelo!

Después de conocer una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?

Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.

Oliverio Girondo.
Capítulo 1 de "Espantapájaros (al alcance de todos)" (1932)

viernes, 22 de febrero de 2008

Rayuela - Capítulo 7

AUDIO: LEÍDO POR CORTÁZAR

   Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
   Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio.

   Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura.
   Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella.
   Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

Julio Cortázar